Metallica vs Napster

En mayo de 1999 un imberbe de 19 años llamado Shawn Fanning fundó, junto con Sean Parker, Napster Inc.  El 7 de diciembre de 1999 la RIAA, asociación que agrupa a las principales discográficas, presentó una querella en San Francisco por violación de copyright contra el servidor Napster. El 13 de abril de 2000 el grupo de heavy metal Metallica presentó una demanda contra Napster en Los Ángeles por distribuir música sin pagar derechos de autor. Dos semanas más tarde el músico de rap Dr. Dre hizo lo mismo. El 3 de mayo de 2000 Metallica presentó en los juzgados un listado de 60.000 páginas con el nombre de los 335.000 usuarios  que habían intercambiado su música a través del servidor. El 26 de julio de 2000 un juez de distrito aceptó los argumentos de la RIAA y consideró que Napster violaba los derechos de propiedad, conminando al cierre del sitio. 

El 28 de julio un tribunal de apelación dio un respiro a Napster paralizando la orden de cierre.  El 2 de octubre se inició la vista oral de la demanda de la RIAA. Para sorpresa de todos -nosotros incluidos-, el 31 de octubre de 2000 Bertelsmann (dueña de BMG, una de las cinco grandes grabadoras) anunció un pacto con Napster a espaldas de las otras discográficas que todavía a mediados de 2001 mantienen la querella original -micntras tanto, Napster.corn permanece cerrado desde el 1 de agosto de 2001-· Aunque la amenaza finalmente se concretó, aunque muchísimos lo lamentamos y sólo un puñado se alegró, el 26 de julio de 2000 señala una fecha divisoria (de ese puñado más que significativo) que sep.ara el antes y el después en los medios de comunicación.

Quienes se solazan creyendo que la muerte de Napster era previsible y bienvenida, por cuanto Napster sólo fomentaba la piratería, no entienden nada de lo que está pasando ni de lo que pasará en la arquitectura internetiana. Después de todo, prácticamente nadie de los que bajaba canciones de Napster las revendía, y además si Napster podía funcionar era precisamente porque las copias se podían distribuir libremente. Lo que Napster hizo (y por eso las industrias establecidas lo odiarán para siempre) es no sólo, o no tanto, haber cuestionado la ley del derecho o propiedad intelectual del mundo analógico, sino haber cambiado para siempre la cconomía del almacenamiento y la transmisión de la propiedad intelectual en general. Los recursos con los que Napster lidiaba tienen dos rasgos distintivos: o son replicables o son recargables. Todo archivo MP3 es replicable, ya que sacarlo de un lugar no lo remueve del mismo, sino que, al revés, lo duplica o lo vuelve más accesible aún. (pp 229-230)

 Ciberculturas 2.0 En la era de las máquinas inteligentes (Paidós, 2001)

Alejandro Piscitelli

Anuncios

Publicado el 27 mayo, 2014 en Materiales, Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: