Analizar el estilo de un relato

Pierre Bourdieu hace el inventario de rasgos estilísticos que llevaron a cabo -y lo que a partir de ellos inducen- los estudiosos de la novela decimonónica La educación sentimental de Gustave Flaubert

Todo un conjunto de rasgos estilísticos señalados por distintos analistas: el empleo deliberadamente ambiguo de la cita que puede tener un efecto de ratificación como de irrisión, y expresar a la vez la hostilidad  (…) y la identificación; la hábil concatenación del estilo directo, el estilo indirecto y el estilo indirecto libre que permite ir variando de forma infinitamente sutil la distancia entre el objeto del relato y el punto de vista del narrador sobre el punto de vista de los personajes (“De todos los franceses, el que más temblaba era M. Dambreuse. El nuevo estado de cosas amenazaba su fortuna pero, sobre todo desafiaba su experiencia. ¡Un sistema tan bueno, un rey tan prudente! ¿Sería posible? La tierra iba a hundirse. Desde el primer día, despidió a los tres domésticos, vendió sus caballos, se compró para salir a la calle un sombrero flexible, pensó incluso en dejarse crecer la barba…”); el empleo del como si (“Entonces se estremeció, presa de una tristeza gélida, como si hubiera vislumbrado mundos enteros de miseria y desesperación…”)  que, como observa Gérard Genette, “introduce una visión hipotética” (…); la utilización, destacada por Proust, de los tiempos verbales, en particular del pretérito imperfecto y del indefinido, muy apropiados para indicar distancias distintas respecto del presente de la narración y del narrador; el recurso a unos huecos que, a modo de inmensos puntos suspensivos, dejan lugar para reflexión silenciosa del autor y el lector; el “asíndeton generalizado”, señalado por Roland Barthes, manifestación negativa -por lo tanto desapercibida- del retraimiento del autor que se indica a través de la supresión de esas diminutas intervenciones lógicas , las partículas de ilación, mediante las cuales se introducen, de manera imperceptible, relaciones de causalidad o de finalidad, de oposición o de semejanza, y se insinúa toda una filosofía de la acción y de la historia.

Pierre Bourdieu, Las reglas del arte (Barcelona, Anagrama, 1995)

Anuncios

Publicado el 8 octubre, 2014 en Materiales. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: