Ejercicios de sintaxis, cohesión y coherencia

Les dejo algunos ejercicios para quienes manifestaron interés en mejorar este problema. Algunos de uds tienen que hacerlo por pedido expreso, otros aprovechen para verificar que no estén teniendo problemas de este tipo en sus trabajos prácticos

1. Edite el siguiente texto:

 En este momento, Carlos, que estaba muy nervioso, llamó por teléfono a Luisa, hermana de su alumno Luis, porque quería ver a Luisa. Luisa le dijo a Carlos que en este momento no podía. Entonces Carlos llamó por teléfono a su alumno Luis para que convenciera a Luisa; pero Luis no estaba en casa.

Desesperado, llamó por teléfono a Pedro, compañero de la infancia; por suerte, Pedro estaba en casa. Carlos le pidió a Pedro que necesitaba hablar con él. Carlos y Pedro quedaron en verse al lado de la estación. La estación estaba a las afueras de la ciudad y deberían tomar un autobús; pero a Carlos no le gustaba el autobús y decidió ir en su propio coche.

2. Señale los desajustes sintácticos en las siguientes oraciones:

(ejemplos, Casánez, 1995: 124-136)

 –La televisión aparte de distraernos, su función tendría que ser también educativa.

-El sistema permite mejorar, por una parte, el ruido de los vehículos y el alto riesgo de accidentes.

-Pero la mayoría del comité federal permanecieron ajenos a la noticia que, sin embargo, fue corriendo de boca en boca. Algunos de ellos salieron al pasillo para hablar con los periodistas.

-Actualmente y en nuestros días, estas dos formas verbales “seducir” y “seducido” …

-El deportista declaró que había ingerido sustancias prohibidas repetidamente.

3. Marque y analice los elementos que le dan cohesión al texto y los conectores usados:

  No hay confrontación política sin teatro. La política, desde la antigüedad clásica, tiene necesariamente una dimensión teatral y las campañas electorales de las democracias contemporáneas son el gran espectáculo de unos actores depositarios de lo que llamamos bien común o interés general. Siempre que se controlen los excesos de la banalización y del ruido, una campaña electoral tiene la virtud de representar abiertamente la pugna por el poder de acuerdo con unas reglas de juego claras que todos aceptan. Frente a los que tienen a ver las campañas como algo hueco y artificioso, los periodistas acostumbramos a presenciarlas como la ocasión de oro para que los que tienen un proyecto político lo defiendan, se den a conocer y puedan llegar a la gente. Que los políticos suban al escenario no es algo negativo, al contrario. El teatro no es sinónimo de mentira aunque se sirva de los códigos de la ficción y alguno malos actores pierdan el papel. Mediante el gran espectáculo de las campaña, todos los candidatos tratan de transmitir la verdad de su compromiso ideológico y personal con los ciudadanos. Si un político traspasa, es creíble y dice algo con autenticidad en el momento adecuado, el público conectará con él.

         Este libro es la narración por y desde dentro de cómo se construye un candidato y cómo se hace una campaña electoral. Es una historia afortunada para sus protagonistas, pues acaba en triunfo, como se sabe.

“Prólogo” a Juan Campmany (2005): El Efecto ZP, Planeta, Barcelona.

Anuncios

Publicado el 17 agosto, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: