Viernes 6/12

Hola. Este viernes nos vemos a las 10.30 am en el aula de siempre para que les devuelva todos sus materiales. Si algune no pudiera ir, puede pedir a algunx compañerx que le retire la carpeta. Queden atentos a la fecha de firma de libretas que será o este mismo viernes o la semana prox. Analía lo avisará por su blog

 

Saludos

Bifo Berardi sobre redes sociales y posverdad

Entrevista “Las redes sociales, postergación infinita del placer erótico” en Revista Confabulario, México. Disponible completa en

“Las redes sociales, postergación infinita del placer erótico”

Con regularidad has analizado las formas en que las tecnologías de la comunicación y el uso que les damos interactúan con las condiciones de vida instauradas por el capitalismo. ¿Qué rol crees que cumplen las redes sociales en el marco de una sociedad con un nivel de capitalismo altamente desregulado? ¿De qué manera los efectos que este sistema económico produce en nuestras vidas se complementan o se relacionan con el uso que le damos a este tipo de plataformas digitales?

La red social es, al mismo tiempo, una expansión enorme —virtualmente infinita— del campo de la estimulación, una aceleración del ritmo del deseo y, al mismo tiempo, una frustración continua, una postergación infinita del placer erótico, aunque en los últimos años se hayan creado redes sociales que tienen como función directa la convocatoria sexual. No creo que se puedan considerar las redes (ni la tecnología en general) como causa de la deserotización del campo social, sino que creo que las redes funcionan al interior de un campo social deserotizado, de manera tal que confirman continuamente la frustración mientras que reproducen, amplían y aceleran el ritmo de la estimulación.
Es interesante considerar el siguiente dato: en Japón, el 30% de los jóvenes de entre 18 y 34 años no han tenido ninguna experiencia sexual, y tampoco desean tenerla. Por su parte, David Spiegelhalter, profesor de la Universidad de Cambridge, escribió en Sex by Numbers que la frecuencia de los encuentros sexuales se ha reducido casi a la mitad en los últimos veinte años. ¿Las causas? Estrés, digitalización del tiempo de atención, ansiedad. Esto ha producido el surgimiento de lo que para Spiegelhalter es la single society, es decir, una sociedad asocial, en la cual los individuos están demasiado ocupados en buscar trabajo y en relacionarse digitalmente como para encontrar cuerpos eróticos con los que relacionarse.
En esta misma línea de análisis, también has dicho que las nuevas formas de relacionarnos con las nuevas tecnologías afectan los paradigmas del humanismo racionalista clásico, y en particular, nuestra capacidad para pensar críticamente. Considerando esto, ¿de qué manera las dinámicas multitaskin o la apertura de ventanas de atención hipertextuales pueden llegar a deformar las modalidades secuenciales de elaboración mental?

La comunicación alfabética tiene un ritmo y una escansión que permiten al cerebro una recepción lenta, secuencial, reversible. Son las condiciones de la crítica, que la modernidad considera como la condición esencial de la democracia y de la racionalidad. Pero ¿qué significa “crítica”? En su sentido etimológico, la crítica es la capacidad de distinción, y particularmente de discriminación entre verdad y falsedad de los enunciados. Cuando el ritmo de la enunciación se acelera, la posibilidad de interpretación crítica de los enunciados se reduce hasta al punto de cancelarse completamente. McLuhan escribió que, cuando la simultaneidad remplaza la secuencialidad —es decir, cuando la enunciación se acelera sin límites— la mente pierde su capacidad de discriminación crítica y pasamos, desde esa condición a una o neo-mitológica.

Pese a las deficiencias comunicacionales a la que muchos especialistas atribuyeron la derrota de Hillary Clinton, y concretamente, a su postura frente al estilo confrontacional y “políticamente incorrecto” con el que Trump encaró temas vinculados con las cultural wars, ¿incidió esta “reducción de la capacidad crítica” que tú identificas en el resultado de las elecciones?

En los últimos meses se ha hablado mucho de post-truth communication (posverdad) en el contexto de las elecciones en Estados Unidos que llevaron a un racista a ganar la presidencia. Pero yo no creo que el problema verdadero sea en el circuito de la comunicación. Siempre la mentira ha sido normal dentro de la comunicación política. El problema verdadero fue que la mente individual y colectiva ha perdido su capacidad de discriminación crítica, de autonomía psíquica y política.
Aunque algunos especialistas le resten importancia al término “nativos digitales” (y digan que es sólo una metáfora que habla más del poder desproporcionado que le otorgamos a las nuevas tecnologías que de los efectos reales que tienen en los individuos), el concepto guarda bastante relación con la “mutación antropológica” que identificas en los jóvenes de la primera generación conectiva. ¿Qué valor le otorgas al concepto de “nativos digitales” y cómo puede relacionarse con la noción acuñada por Marshall McLuhan de “generaciones post alfabéticas” que tú has retomado en algunos de tus libros?

No creo en absoluto que la expresión “nativo digital” sea meramente metafórica. Se trata, al contrario, de una definición apta para nombrar la mutación cognitiva contemporánea. La primera generación conectiva, la que ha aprendido más palabras por una máquina que por la voz de la madre, se encuentra en una condición verdaderamente nueva, sin precedentes en la historia del género humano. Es una generación que se relaciona con los signos semióticos de manera puramente funcional, que ha perdido la capacidad de valoración afectiva de la comunicación, y que está obligada a elaborar los flujos semióticos en condiciones de aislamiento y de competencia. En su libro L’ordine simbolico della madre —que no se si está traducido en castellano— la filósofa italiana Luisa Muraro argumenta que la relación entre significante y significado es garantizada por la presencia física y afectiva de la madre. El sentido de una palabra no es aprendido de manera funcional, sino que de manera afectiva. Yo sé que una palabra tiene un sentido (y que el mundo como significante tiene un sentido) porque la relación afectiva con el cuerpo de mi madre me introduce a la interpretación como un acto esencialmente afectivo. Cuando la presencia afectiva de la madre se hace rara, el mundo pierde calor semiótico, y la interpretación se hace cada vez más funcional, frígida. Naturalmente no estoy hablando aquí de la madre biológica, no me refiero a la función materna tradicional, familiar. Estoy hablando del cuerpo que habla, estoy hablando de la voz. Puede ser la voz del tío, de la abuela o de un amigo. La voz de un ser humano es la única manera de garantizar afectivamente la consistencia semántica del mundo. La rarefacción de la voz trasforma la interpretación en un acto puramente económico, funcional y combinatorio.
En su libro El lenguaje y la muerte, Giorgio Agamben dice que la voz es lo que vincula el cuerpo (la boca, la garganta, los pulmones, el sexo) al sentido. Si remplazamos la voz con una pantalla, el sentido erótico afectivo y concreto del mundo se desvanece, y quedamos solos, temblorosos y desprovistos de la garantía de que el mundo sea algo carnalmente concreto. El mundo se hace puramente fantasmal, matemático, frío.

Consejos para formular una tesis

La tesis debe ser específica: debe aludir tan solo a lo que efectivamente se discutirá en el texto y debe estar sostenida por argumentos también específicos.

El tema puede ir variando a medida que se escribe, por eso es bueno revisar la tesis cada tanto para ver si es necesario modificarla y/o ampliarla.

Ejemplo de tesis:

“El juguete francés es un juguete de imitación: quiere hacer niños usuarios, no niños creadores”

¿Cómo chequear que lo que se ha redactado es efectivamente una tesis?

-Una tesis no es un título: “juguetes y usuarios” vs. “el juguetes francés es…”
-La tesis no es enunciar el tema: “la relación entre los tipos de juguetes y tipos de niños” vs. “el juguete francés es un juguete de imitación…”
-La tesis no es algo que está fuera de discusión: “Borges es el autor de una obra cuentística relativamente extensa” sino justo lo contrario: algo que puede, y quiere, ser discutido.

Les lectores deben tener claro qué están leyendo, por qué lo están leyendo y qué se espera de ellxs. Esto no debe estar explicitado como si fuera un programa pero debe poderse inducir del texto. Para ello es util (en el orden que se prefiera, eso es indistinto):

  1. Definir el contexto (esto podría ser útil hacerlo al comienzo del ensayo):  proveer información acerca de la tesis explicando la situación argumentativa de modo que el lector pueda entender cuál es el tema sobre el cual se argumentará (objeto de controversia)
  2. Mostrar al lector/a por qué esta temática en particular es interesante. La meta es crear un texto persuasivo y claro que lxs lectores quieran leer y que los interpele de alguna manera.
  3. Establecer la tesis/ opinión que se sostiene: componer en una oración la posición que la/el enunciador/a buscará fundamentar mediante la razón, el pathos (apelación a las emociones del auditorio) y el ethos (la credibilidad del enunciador)

Lista de trabajos del 2º cuat.

*Fichas de textos de los cuadernillos de argumentación (Garrido, Alandete, Tanz, Marquez Guerrero, y de ensayo (Adorno y Horkheimer, Steiner, Keyes)
*Txt argumentativo refutando un refrán
*[Ejercicios de normativa: a quienes se los haya pedido]
*Nota de lectura que compare Swift, Twain y Saramago
*Txt con tono ensayístico a partir de una tesis metafórica

Más carpeta del 1ºer cuatrimestre. Todo va junto ordenado de acuerdo con algún criterio personal. Tipo antología.

RECUERDEN que hice hincapié en la presentación esmerada de la carpeta. Y, por favor, nada de folios: anillado, broches nepaco o agujereado. Nada de carpetotas pesadas. Gracias

La Mala Fe

  La mala fe es una forma de mentira. El filósofo frrancés Jean-Paul Sartre nos pide que distingamos dos tipos de mentiras:

  • la “mentira a secas”: es el engañar a los demás, es la mentira relativa al mundo de las cosas; este tipo de mentira puede sernos útil en nuestro trato con las cosas;
  • la mala fe: es la mentira inmanente, el autoengaño; en ella nos engañamos a nosotros mismos.

      Con esta conducta nos intentamos ocultar el hecho insoslayable de nuestra libertad, el ser radicalmente libres, el hecho de que lo que hacemos y lo que somos es siempre consecuencia de nuestra decisión.  La conducta de mala fe es la conducta por la que nos tratamos como cosas: el rasgo fundamental de las cosas es el de no ser sujetos, el de ser lo que son como consecuencia de algo ajeno a ellas mismas, el no ser dueñas o autoras de sí mismas, y así precisamente nos tratamos cuando vivimos en la mala fe. Cabe destacar dos importantes ámbitos de la conducta de mala fe: el ámbito de la valoración de lo que somos y el ámbito de nuestras elecciones.

      Para entender la presencia de la mala fe cuando valoramos lo que somos hay que recordar la tesis esencial del existencialismo: lo que somos es una consecuencia de nuestra decisión, hemos elegido ser como somos y tener lo que tenemos. Sartre propone una filosofía de la acción: nuestro ser se agota en lo que hacemos, no existe en nosotros potencialidad alguna, ni talentos ocultos que hayamos desperdiciado porque las circunstancias han sido adversas. Este pensamiento puede ser muy difícil de aceptar, particularmente cuando las cosas no nos salen como esperábamos. Para aliviar nuestra conciencia podemos hacer a los demás responsables de lo que nos pasa, podemos creer que era inevitable –física, psicológica o socialmente inevitable– ser como somos o tener lo que tenemos; al valorar nuestra existencia podemos alegar que ha sido el destino, o nuestra circunstancia, o la propia sociedad la responsable de lo que somos; cuando hacemos esto, cuando “nos buscamos excusas” para hacer más llevadero nuestro presente, tenemos conducta de mala fe.

      La mala fe también se muestra en la elección: cuando elegimos no elegir, cuando renunciamos tomar una decisión, o nos excusamos indicando que no podemos menos de hacer lo que hacemos, nuestra conducta es de mala fe. Para ilustrar la mala fe pone en “El ser y la nada” los dos ejemplos siguientes:

  • dos jóvenes están sentados en un café; ella sabe que el hombre intenta seducirla, la charla avanza y él toma la mano de la joven. Pero la mujer no responde, deja estar las cosas, ni retira la mano ni confirma la intención del hombre, evita tomar una decisión (aceptar o rechazar la insinuación) dejando su mano en la de él como si realmente no fuese consciente de la situación: se trata a sí misma como un objeto, como algo pasivo, como si no fuese protagonista, como si le ocurriesen las cosas y no fuese propiamente libre;
  • un camarero sirve a los clientes con excesivo celo, con excesiva amabilidad; asume tanto su papel de camarero que olvida su propia libertad; pierde su propia libertad porque antes que camarero es persona y nadie puede identificarse totalmente con un papel social.     

   

Tareas pendientes

Hola

Como les dije por mail, dejo recordatorio de las tareas que tienen pendientes:

-Leer los textos de Max Bense y Liliana Weinberg sobre el género ensayo

-Fichar “La era de la posverdad: la deshonestidad y el engaño en la vida contemporánea” (cuadernillo ensayo)

-Escribir un texto argumentativo a partir de alguna de las tesis que les di en clase para formular con metáfora

-Comenzar a delimitar una zona de ideas/problemas que les interese para sus ensayos

Saludos

 

sobre el ensayo-Weinberg

Liliana Weinberg (1)

Posverdad e ideología

Una investigación revela la carga ideológica del concepto de posverdad

Un estudio de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) analiza el concepto de posverdad en cuanto estratagema retórica con una fuerte carga ideológica y conservadora, tanto en lo teórico como en lo social, lo político y lo cultural.

El concepto de posverdad se ha convertido en una palabra de moda. “Ha tenido éxito, porque, en parte, suena apocalíptico, está dotado de espectacularidad, y, en parte también, porque es un concepto extremadamente moralista y con escasa fundamentación teórica”, apunta la autora de esta investigación, la profesora Pilar Carrera, del departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la UC3M, que ha publicado este trabajo recientemente en la Revista Latina de Comunicación Social.
Este término se utiliza tanto para denominar la supuesta superación de un estado previo en el que, al parecer, la verdad era la norma, como para legitimar determinados procedimientos que, en opinión de la autora, tienen mucho más que ver con la esfera del poder que con la de la verdad. “Si yo digo que estamos en el momento de la posverdad, es que el momento de la verdad lo ha precedido. Decir esto es un tanto osado, porque la era que ha precedido la posverdad no era de la verdad y menos en términos de medios de comunicación, los cuales están atravesados de intereses que hacen que hasta cierto punto toda información tenga una agenda y todo discurso la tenga también”.
Si acudimos a la definición que proporciona la RAE sobre posverdad, nos damos cuenta de lo poco novedoso del fenómeno: ‘Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales’. “Pero hay, evidentemente, algo nuevo. Y lo nuevo es, precisamente, que se pretenda que el fenómeno es nuevo. Declarándolo tal se consigue, entre otras cosas, focalizar la atención en fenómenos subsidiarios desde el punto de vista sistémico, como las llamadas fake news, que no cabe duda de que son bastante menos peligrosas y eficaces en términos de manipulación que las que se siguen tomando por verdaderas”, indica Pilar Carrera.

Lee el resto de esta entrada

Posverdad y negacionismo a la orden del día

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, abrió este martes los debates de la Asamblea General de la ONU, ante la que pidió “respeto” para la soberanía de su país en la Amazonía y dejó además una muy dura condena al “socialismo”, con un discurso que sorprendió por lo confrontativo .
El líder de la ultraderecha brasileña usó por primera vez la tribuna de las Naciones Unidas y reiteró sus quejas por la “exageración” y la “manipulación” en torno de los recientes incendios en la Amazonía y también para expresar una dura condena al socialismo, que encarnó en Cuba y Venezuela.
Sobre las llamas que se desataron en la Amazonía, que algunos grupos ecológicos atribuyeron a una falta de acción de su gobierno y otros a sus compromisos con los grandes terratenientes y cultivadores de soja, Bolsonaro insistió en que hubo una campaña de “desinformación” creada por ONG y que llegó a animar algunos sentimientos “colonialistas” que persisten en el mundo. Aunque no lo citó explícitamente, se refirió al presidente francés, Emmanuel Macron, quien alarmado por los incendios llegó a pedir una intervención del G7 para ayudar a controlar las llamas.

Leer la nota completa

https://www.pagina12.com.ar/220546-bolsonaro-echo-mas-lena-al-fuego-en-la-onu

 

Ejercicios de normativa y gramática

ejercicios-de-gramc3a1tica-y-normativa-2016

Ejercicios puntuación