Aula virtual de Google Classroom

Hola a todes, aquí paso para comentarles que los agregaré con sus mails a nuestra primera clase en aula virtual Google Classroom acerca del texto sobre figuras de escritorxs de Roland Barthes “Ecrivans y ecrivants” (el texto está linkeado en el post anterior)

Un abrazo y les espero por allá

Sobre la reunión virtual, comentario sobre imágenes de escritorxs y consigna

Estimades, antes que nada, quiero agradecerles que hayan estado ayer y me alegra haberles conocido. Les dejo por escrito algunas cosas que consensuamos en la reunión virtual, un comentario y una lectura para concluir con el tema de lectorxs y figuras de escritores y les dejo también por escrito la consigna de narración que charlamos.

Sobre la reunión: la verdad, tal como lo planteé al inicio de esta cursada virtual, no es mi intención sobrecargarles de lecturas ni de laburo, porque no conozco todas sus historias personales de pandemia y porque yo misma temo no poder asumir más compromiso dadas mis circunstancias personales. Pero conforme avanza el cuatrimestre, se nos hace cada vez más necesario el intercambio activo y con cierta forma de copresencia, que no tiene que ser audiovisual  ni “en vivo” . Dado que comenzamos ya con Narración, a escribir textos algo más largos y elaborados, me gustaría pudiéramos “tallerear” grupalmente (leer entre todes y comentar entre todes) y, para eso, necesitamos otras herramientas de participación. Por esto, probaremos el Google Classroom a ver si nos resulta piola para seguir con una dinámica parecida a esta del blog. No pretendo que abandonemos esta forma de laburo que les resultó bastante bien, como me dijeron. Voy a mantener igual la cantidad de info, agregaré alguna lectura breve ocasional y sumaremos una o dos tareas escritas que no serán muy largas. No se preocupen…

Sobre imágenes de escritores: leí sus imágenes de escritores y está bien claro que compartimos culturalmente dos representaciones de lo que sería una/un escritor/a: o bien quien tiene un saber técnico, una habilidad comunicativa, en general asociado a ciertx profesional (periodista, podría ser) o bien quien ‘crea’, une artiste. Estas dos imágenes pocas veces van juntas y estaría bueno que las pudiéramos reunir. A este respecto les dejo para leer un breve ensayo del crítico francés Roland Barthes, a quien quizás conozcan del CBC, que se llama, justamente, “escritores y creadores” y retoma este asunto. Se los dejo para leer aquí 02 Barthes-Ècrivains y écrivants + Prefacio a Ensayos (Lean solo el ensayito llamado “ecrivains y ecrivants” y no el Prefacio al libro) Lo comentaremos en el Classroom cuando esté listo, a ver qué les parecen esas ideas.

Consigna de narración (para ir haciendo con tiempo, quizás les pida que la suban al Google Classroom en dos semanas)

Elena Greenhill, la bandolera de la Patagonia

Elena nació en  1874 en Yorkshire, Inglaterra; era la mayor de más de diez hermanos y había llegado a Chile con su familia en 1888, a los 13 años, junto con otros colonos rurales europeos que el gobierno llevó para poblar el sur del país. Tuvo una infancia de privaciones y responsabilidades tempranas. A los 19 años sus padres la casaron con Manuel de la Cruz Astete, un chileno veinte años mayor que ella. Una vez instalados de este lado de la cordillera, (precisamente donde se dibujaba el camino que transitaba el ganado entre Río Negro, Neuquén y Chile), aparecen los malos tratos y las desavenencias conyugales. Comienza a tener amantes. Un día, durante un arreo de ganado, Astete desapareció. Meses después, en noviembre de 1904, se halló su cuerpo sin vida y con la cabeza destrozada en un cañadón solitario de Catán Lil (Neuquén). Se la acusó de instigar la muerte de su esposo. El autor material –según sumario judicial- había sido un peón que Elena tenía de amante.

Se casó luego con el leguleyo Martín Coria que la defendió en el juicio y se establecieron en Montón Niló (un paraje de Río Negro) donde, con un almacén de ramos generales como pantalla, se dedicaban a la compraventa de hacienda robada, a la producción de ovejas, al robo y la estafa. Murió a los 43 años víctima de una emboscada que le tendió un ex amante miembro de la policía del Chubut, donde le aplicaron “la ley de fuga”. El tiroteo con la policía duró casi una hora. La Inglesa no se rendía aún herida, continuaba tirando desde atrás de su caballo contra la policía, hasta que cayó boca abajo. En ese momento le dieron el tiro de gracia.

A partir de esta breve biografía, trazar una línea de tiempo y ubicar en ella las fechas y sucesos, y los lugares geográficos donde ocurren, que se destacan en el texto (esta parte de la actividad es solo para uds).

Luego elegir uno de esos sucesos y concentrarse en narrarlo con todo detalle, ampliando lo dicho aquí que es una mera alusión. Pueden continuar hacia adelante a otro suceso más pero no pueden contarlos todos. El relato debe hacer alguna alusión a un hecho sucedido en el pasado (que no desarrollarán en el relato, se menciona o sugiere, nada más) y a uno del futuro.

El narrador o narradora será de libre elección.

 

 

Una reunión virtual para conocernos

link a la reunion de las 11hs https://meet.jit.si/Taller1Eraso

 

 

Estimades, buen día. Estoy planeando una reunión virtual en Jitsi para este jueves 21/5 alrededor de las 11hs. Si algune no puede estar, no hay problema porque ni es obligatoria ni daré “clase” sino que es simplemente para vernos las caras y que me cuenten un poquito cómo vienen con todo y, en especial, con estos posteos sobre la lectura, les lectores, etc. Seguiremos trabajando de manera diferida como hasta ahora, las reuniones que programemos no suplantarán esa instancia. Pero quiero/ necesito una retroalimentación más certera dado que esto debería ser un Taller (!) y son muy poquites les que postean cada semana. Necesito saber cómo vienen siguiendo la propuesta.

El jueves, cerca de las 11hs, les copio y pego aquí el enlace a la reunión y la contraseña. Espero que el wi fi no me abandone

¡Ojalá podamos vernos!

Saludos

Imágenes de lectorxs y escrituras

Hola a todes. Espero que sigan bien

Tal como notaron muy bien, el autor/destinador de la carta ubica a su destintario/lector, también escritor, en un lugar de igualdad: dentro del grupo “colegas escritores”, su destintario aparece como alguien mucho más próximo que Lezama Lima, alguien con quien comparten tomarse la tarea de escribir como un destino (dramático). Se trata de la complicidad que señala Camila. Efectivamente, como uds comentan, ellos aparecen como “menores” que Lezama, socialmente hablando, pero a la vez, esa inmadurez o pequeñez en el campo de las Letras los señala como verdaderos artistas (una idea muy común en el ámbito de les artistxs, que quienes permanecen al margen de los grandes premios y de la fama son tanto o más artistas que lxs otrxs)

La carta muestra, en ciertos momentos, un tono irónico que requiere leer las afirmaciones sobre ese mismo destino compartido con cierta distancia, al menos, interrogativa (¿no se estará burlando un poco de ellos mismos y de cómo se lo toman?) . Pasajes como este: “… verdaderamente hay que ser muy artista para convertir en cuestión personal el cese de una existencia…” o este otro “mientras nosotros, pequeños, asmáticos (…) escribíamos arteras cartitas a mamá para lograr el beso de su cara” admiten esa doble lectura. Y aprovecho aquí para aclarar lo siguiente: la ironía o el sarcasmo solo pueden ser captados por quienes comparten cierta valoración no explicitada del tema del que se habla. Pero esto no quita que, paralelamente, haya cierta verdad para Lamborghini en ese modo (aunque sea demasiado dramático) de concebir el destino común.

Para cerrar quisiera retomar unas preguntas que Maite Alvarado, referente de la pedagogía de la lectura y la escritura en nuestro país y fundadora de esta cátedra allá lejos y hace tiempo, les hacía a les estudiantes de esta materia a mediados de los 90 . Se les preguntaba: 1) ¿qué es para vos unx escritorx? 2) ¿te parece que unx escritorx tiene  cualidades o capacidades específicas? ¿cuáles?.

Les leo. Espero sus comentarios durante la semana

Un abrazo cordial y virtual

Imágenes del destinatario

Hola a todes. Espero que la cuarentena interminable les esté tratando relativamente bien.

A raíz del pequeño ejercicio de reflexión que les dejé, y de sus respuestas, me parece que viene a cuento comentar algunas ideas del lingüista francés Michel Pecheux quien revisa y amplía el conocido esquema de la comunicación propuesto por Roman Jakobson (sé que lo recuerdan pero, por las dudas, pueden volverlo a ver en este link). De esa revisión me interesa en este momento la de los conceptos de “emisor” y “receptor” (o destinador y destinatario) En esto que venimos pensando les lectores son esxs destinataries.

Para Pecheux debemos recordar, al analizar el discurso, que en un intercambio comunicativo destinadorx y destinatarix son, sobre todo, roles imaginarios que se ocupan. Se trata de imágenes que nos hacemos del lugar que ocupamos (y qué tipo de autoridad y/o competencias nos da ese lugar para comunicarnos con les demás de determinada manera) y del lugar que ocupan les demás a quienes nos dirigimos. Como tales, esos lugares imaginarios están vinculados con la estructura social, es decir, están influenciados por el lugar que ocupamos, o creemos ocupar, en una sociedad de clases como la nuestra cuando hablamos/escribimos.  Pecheux lo esquematiza del siguiente modo:

Captura Pecheux

Así, por ejemplo, para retomar el ejercicio que originó esta revisión teórica: en general nuestra sociedad inviste de determinados rasgos imaginarios el lugar del/la docente (aunque esto es mutable y sabemos de la profunda crisis de autoridad que enfrentamos les profesores). Esto influye en el modo en que nos dirigimos a uds, no solo en cuanto al trato sino también en cuanto a la cantidad y complejidad de la información que seleccionamos para nuestros mensajes (¿quién soy yo para hablarle a estxs jóvenes cómo les hablo?>> Soy la Profe tal, con tantos años de experiencia, con tal curriculum, con estos libros publicados y entiendo que en el ámbito universitario se espera de mí tal cosa y tal otra, etc) Nos hemos armado una imagen del estudiante universitario que es distinta, por el lugar que esta Institución ocupa en nuestro país, de les estudiantes de otros niveles e incluso de otras universidades (y no es igual públicas o privadas) (¿Quiénes son uds para que se les hable así? >>Estudiantes de la universidad más prestigiosa del país, que buscan aquí la excelencia académica, en general jóvenes y recién salidxs de la Escuela Media, que probablemente fueron buenxs alumnxs, que están alfabetizados digitalmente, etc.) Por supuesto, las representaciones varían, por eso no todes les profes nos comunicamos con uds de igual forma. 

También uds, como destinataries, se hacen imágenes de nosotres: a veces tan idealizadas que les intimidan (no animarse a preguntar, a hablar, etc) Otras veces puede que crean que somos sabelotodos porque hemos aprendido a hablar como tales. Los roles A y B son interdependientes: si uds se hacen esa imagen es por el rol que la sociedad nos otorga, y que tantísimes docentes no cuestionan porque, asumámoslo, es difícil todo cuando laburamos en condiciones deplorables. Algunes hacen un esfuerzo extra para deconstruirse y a ese rol de autoridad máxima pero manteniendo autoridad igual, que es necesaria en el vínculo estudiante-docente. (¿Quién es la/el Profe para dirigirse a mí como lo hace?>> Une que se las sabe todas, une ‘genie’, una estricta y exigente personalidad, alguien importante en la profesión, etc.) Y se hacen, por último, una imagen de uds mismes, antes y después del intercambio con les docentes  (¿Quién soy yo para que le profe me hable así?>> No sé nada o muy poco, demasiado joven e inexperte, alguien que debería saber más de lo que sabe o tal vez, una joven promesa, etc)

En síntesis, estas imágenes complejizan el intercambio un montón, imagínense encima sin ni siquiera habernos visto las caras. Con la mediación de la mediación (escritura y encima en horarios diferidos), todo es pasible de tergiversarse más y requiere de  extrema paciencia (y, por qué no, de revelarnos ante la imposición institucional de tener que seguir teniendo clases aun cuando es casi imposible de sostener). 

Para concluir, les dejo una carta muy breve del escritor argentino ya fallecido Osvaldo Lamborghini al también argentino César Aira. No importa que no los conozcan. Solo les pido que la lean y reflexionen sobre la imagen que el firmante construye de sí mismo en la carta (en tanto Autor y Lector de literatura y en tanto remitente de la carta) y la imagen que se hace de su destinatario (en tanto Lector de literatura, en tanto Autor y en tanto destinatario de la carta), imágenes muy visibles, por otra parte. Les sugiero que lo pongan por escrito y lo guarden en sus carpetas virtuales (cuando retomemos la presencialidad quizás se los pida) Y nuevamente, quien tenga ganas, postea en comentarios un resumen de lo que pensó. Y si no entienden algo, recuerden usar los comentarios para hacer preguntas también. Las iré respondiendo en la medida de mis posibilidades

Carta de Osvaldo Lamborghini a César Aira con motivo de la muerte del escritor cubano Lezama Lima:
Mi más sentido pésame por la muerte de Lezama, desgracia que yo ignoraba hasta recibir tu carta. Seguramente sos el único lector comprensivo de su obra; si su muerte te afectó tanto (como cuando chicos la de algún personaje de novela), eso quiere decir que
seguís aferrado con uñas y dientes al lujurioso método de la lectura infantil, prueba que tu destino es literario. Sos, entonces, el lector único de todas las obras: como yo, como todos los “frágiles”.
Porque verdaderamente hay que ser muy artista para convertir en cuestión personal el cese de una existencia que transcurría en el ámbito de los grandes salones de las letras, mientras nosotros, pequeños, asmáticos, encerrados sin sueños en nuestros cuartos de niños, mirábamos desfilar las imágenes y le escribíamos arteras cartitas a mamá para
lograr el beso de su cara. Pero (¿por qué pero?), es terrible: algún día seremos Lezama, el gran escritor que muere. Terrible el tener un solo goce en la vida y  terrible la certidumbre de que nunca nos faltará. A morir, entonces: a escribir…
Abrazos

Sobre el lector (y un breve ejercicio)

Gracias por haberse animado a poner por aquí sus impresiones de lectura sobre el relato de Macedonio Fernández. Me alegra que les haya gustado “El accidente de Reciénvenido”, que les resultara gracioso o, cuando menos, interesante. 

La idea de la consigna es que reflexionemos sobre la lectura. Sobre todo, que pensemos en les lectores, porque leer, pero sobre todo escribir, requiere preguntarse por aquelles a quienes se les habla. Ya volveremos muchas veces sobre esto a lo largo del año.

Entonces ¿a quién está dirigido este texto literario de Macedonio Ferández? Nadie comentó este primer punto, me llamó la atención. La noción de lector o destinatario la manejamos en la teoría, pero en la práctica de leer y de escribir solemos tener una idea difusa de lo que sería. Muchas veces me responden: “el texto no está dirigido a nadie en particular”. O, lo que es lo mismo, que hay textos que están dirigidos a todes. Los medios masivos, y muchas veces el discurso político, instalan esta idea bajo su apelación a “los argentinos” o a “la gente”. Pero ese ente difuso llamado “la gente” no nos dice nada: hay personas de diversas edades, con identidades de género diferente, en situaciones de clase social muy diversas, con desiguales niveles de instrucción, con distintas creencias. Hablar es hacerlo siempre a alguien en alguno de esos grupos y escribir también lo es, solo que nuestres destinataries están ausentes en el momento en que escribimos y nosotres lo estamos cuando (nos) leen.

Intenten ahora volver a hacer el ejercicio de pensar en el lector ideal del texto de Macedonio Fernández. ¿Cómo sería, qué debería conocer o haber leído, a qué ámbito cultural debería pertenecer, etc. para poder leer y comprender el texto, qué creencias le atribuyó el autor y qué debe compartir con él para poder captar su humor, entender sus juegos de palabras, comprender su ironía? Como es de esperar, las estrategias que se aplican a la producción (escritura) e interpretación (lectura) de un texto difieren en función de la naturaleza de ese escrito: del discurso en el cual se enmarca (académico, literario, periodístico, jurídico), el género discursivo al que pertenece (cuento, novela, biografía, manual didáctico, crónica periodística, monografía, etc.) y la forma de composición predominante (narrativa, descriptiva, explicativa o argumentativa) entre otras variables. Ya revisaremos estas variables a lo largo del curso. 

En suma, un texto se escribe para que alguien lo lea. Sí, incluso los literarios, aunque les autores muchas veces nos engañen un poquito diciendo “escribo para mí, el lector no me importa, etc”. Si bien es imposible conocer con exactitud quién será el lector empírico de un texto y en qué contexto lo leerá, es la proyección de ese lector posible la que determinará los rasgos particulares de lo que se ha escrito o se escribirá.

Les dejo un breve ejercicio de reflexión en torno de la imagen del lector. De nuevo, la invitación es a compartir en los comentarios a esta entrada sus impresiones, breves (no más de 100 palabras)

  1. Están teniendo, imagino, muchas clases virtuales. No en todas ellas se sentirán igual de involucrades, o entenderán lo que les profes exponen, o las consignas que tienen que resolver, etc. Les pido que piensen en algún caso en que estén perdides en la materia y que lo puedan atribuir al modo en que se les comunica el contenido teórico y/o las actividades que deben realizar: ¿somos les profes suficientemente clarxs respecto de lo que pedimos y esperamos? ¿el vocabulario que el/la profe usa lo entienden? ¿qué imagen de estudiante creen que tiene esx profesorx: une principiante al que le explica demasiado todo, une avanzade a quien no le aclaran nada, algo intermedio?  

Conocer al lector

Buenos días. Espero que sigan bien.

Les dejo aquí abajo, en link para descargar, un archivo con un relato breve y unas preguntas simples de comprensión. El último punto les propone que, si se animan, compartan su interpretación aquí mismo, en los “comments”, a partir del lunes próximo (27/4) así ya podemos empezar a intercambiar.

Consigna para definir al lector- Macedonio Fernández (Taller)

Saludos cordiales

Breve comentario a sus presentaciones

Buenas y santas virtualidades pandémicas.
Como ven, aquí ya ni sé qué día sería domingo…y ya no recuerdo si se trabaja o no.

Estuve leyendo con atención y curiosidad sus (auto) presentaciones y resalté algunas cositas sueltas que me permiten decir algo sobre lo que (espero) será el Taller de expresión para uds, por ahora este blog.

Primero que nada, gracias a les que se comprometieron y escribieron, aunque bastante poquitos en función de mis listas de inscriptos.

A la mayor parte de uds les costó mucho jugarse por poner un libro o autorx (que hayan leído con gusto o disgusto, nadie dice que marcarnos nos marquen solamente las cosas lindas) Pusieron cosas bastante generales que no me dejan ver bien qué leen. La idea es que, por un lado, a medida que nos conozcamos (¿lo lograremos en esta virtualidad?) se animen más a decir lo que han leído -o a asumir que NO han leído- sin miedo al juicio desfavorable, porque la idea es acompañarnos sin juzgar desde el prejuicio (parece imposible, lo sé, pero se logra con ejercitación) Esto quiere decir que espero que escuchen/lean y comenten lo que les demás escriban o piensen siempre desde el compañerismo y el respeto. Y esto no quiere decir, para nada, simplemente festejar cualquier cosa y palmear espaldas sino, muy por el contrario, aprender a dar devoluciones constructivas y comprometidas con respeto por el esfuerzo dele otre.

Por ahí leí “no me encasillo en un género ni tengo preferencias” y salté en la silla. Pero acaso ¿es posible no tener preferencia alguna? Van a ver que a medida que lean cada vez más y más, por placer y por curiosidad intelectual, van a tener más preferencias y luego las abandonarán también. De hecho, en relación con la falta de lectura que muches asumen, me encontré con este otro comentario muy sincero que, creo, da en la tecla de por qué nos cuesta tanto leer hoy: “la verdad es que la tecnología me roba más tiempo de lectura del que me gustaría.” Por ahí va la cosa, comparto, está difícil leer si une está adicte a los dispositivos…y leer electrónico sigue siendo leer, algo muy distinto a la manera en que la digitalización de nuestros cerebros nos aleja cada vez más de la capacidad de concentrarnos en lectura intensivas.

Por último, pero no menos importante, tomo este comentario que me parece muy atinado y abre a las cuestiones de la materia: “Siento una gran curiosidad por comenzar a escribir más y más consciente, con más herramientas”. Por aquí va la cosa en el Taller: escribir más, con más manejo consciente de la propia escritura y con nuevas o mejoradas herramientas.

En síntesis, se trata de entender la importancia de leer no solo en sus evidentes y maravillosos alcances cognitivos sino también como condición necesaria para escribir mejor, para escribir bien o para, simplemente, lograr hacerlo.

Este jueves les compartiré una lectura de un breve relato ficcional con alguna muy sencilla actividad de comprensión lectora. Vamos a aprovechar al máximo esta cuarentena y esta virtualidad para leer juntes: verán que se lleva mejor la lectura acompañades y mucho mejor si, además, la comentamos y desmenuzamos por aquí.

 

Abrazo

 

Una (petit) aclaración

Estimadxs. Estudiantes de la 58 y 60 son, efectivamente, míos. Los de la 57, a quienes agradezco sus textos y compromiso ya que fueron de los más participativos, están inscriptos en realidad con la profesora Crouzeilles los jueves de 9 a 11 también.

Les enviarán por SIU el mail y blog dd la profe. Disculpas por la confusión. Cosas esperables de este bardo virtual en que andamos metidos

Saludos

pd: a les demás, este fin de semana les hago un breve comentario a sus textos y la semana próxima les dejo una lectura

A modo de (auto)presentación

Buenas y santas

Les dejo hoy el primerísimo ejercicio de escritura que nos servirá para irnos conociendo.

Escribir una autopresentación de une misme como lectorx/escritorx. Es decir, contar quién soy por medio de lo que amo leer o alguna lectura que me marcó, o qué me gusta escribir, etc. 

Instrucciones para compartirlo con todes: cada une escribirá un párrafo de alrededor de 80 palabras o unas 7 líneas de Word (máximo) y lo pegará en los “comments” de esta misma entrada el día jueves 16/4 (si no llegan para ese día, no pasa nada, lo pegan el día siguiente: la cosa es no adelantarse). Es muy breve así que elijan bien lo que quieren compartir. El encabezado de cada parrafito deberá ser: Nombre y apellido (Comisión N°)/ Título. No es preciso comentar lo que vayan leyendo pero sí, en lo posible, que lean los textos de les demás.

Respecto de mis intervenciones, les pido paciencia porque mi conexión de internet doméstica está andando como el demonio, ¿será porque medio planeta está en casa pasando la cuarentena en internet?